Caminho pelas Estrelas Follow by Email

quinta-feira, 20 de dezembro de 2018

Fw: NOEL AMEN § AMEN § AMEN § AMEN § AMEN § АМИНЬ §



----- Mensagem encaminhada -----
De: Cercle Univ. Ambassadeurs de la Paix 
Enviado: ‎quinta-feira‎, ‎20‎ de ‎dezembro‎ de ‎2018‎ ‎07‎:‎19‎:‎55‎ ‎-02
Assunto: Fw: NOEL AMEN § AMEN § AMEN § AMEN § AMEN § АМИНЬ §

 
 
A TOUS NOS MEMBRES DU CERCLE UNIVERSEL DES AMBASSADEURS DE LA PAIX FRANCE/SUISSE
 
 

   de notre ambassadrice Amanda Giorgi Argentine

 votre indulgence pour les traductions merci !
 

 AMÉN

Es tiempo de abajarnos

meditar con pasos quietos

volver los ojos hacia atrás

solo mirar buenos trechos.

 

Que la humildad nutra labios

en sed de misericordia

y entretejiendo plegarias

se disipen las discordias.

 

El Niño que allá en Belén

nació para ser Eterno

su misión, "Paz a los Hombres"

sane al mundo turbulento.

 

Las violencias se descarten

con luz en el corazón,

las etnias y sus cizañas

se conduelan del clamor.

 

Es bueno sentirse unidos

dejar al amor  brillar;

compartamos la alegría,

¡Estamos en Navidad!

 

AMEN


Il est temps de descendre
méditer avec des pas immobiles
retourne les yeux
il suffit de regarder de bons étirements.

Que l'humilité nourrit les lèvres
en soif de miséricorde
et entrelacer des prières
les disharmonies se dissolvent.

L'enfant de retour à Bethléem
est né pour être éternel
sa mission "Paix aux hommes"
guérir le monde turbulent.

La violence est écartée
avec la lumière dans le cœur,
les groupes ethniques et leurs mauvaises herbes
ils se condamnent de la clameur.

Il est bon de se sentir uni
laisser l'amour briller;
nous partageons la joie,
Nous sommes à Noël!

            

AMEN

Está na hora de descer
meditar com passos imóveis
devolver os olhos
Basta olhar bom alongamento.

Essa humildade nutre os lábios
em sede de misericórdia
e entrelaçar orações
desarmonia se dissolve.

A criança de volta a Belém
nasceu para ser eterno
sua missão "Paz aos homens"
curar o mundo turbulento.

Violência é descartada
com a luz no coração,
grupos étnicos e suas ervas daninhas
eles se condenam a clamar.

É bom sentir-se unido
deixe o amor brilhar;
nós compartilhamos a alegria
Estamos no Natal!
 
AMEN

È ora di andare giù
medita con ancora passi
restituire gli occhi
solo un bell'aspetto.

Quell'umiltà nutre le labbra
in sete di misericordia
e intrecciare le preghiere
la disarmonia si dissolve.

Il bambino torna a Betlemme
è nato per essere eterno
la sua missione "Pace agli uomini"
guarisci il mondo turbolento.

La violenza viene scartata
con la luce nel cuore,
gruppi etnici e le loro erbe infestanti
si condannano al clamore.

È bello sentirsi uniti
lascia splendere l'amore;
condividiamo la gioia,
Siamo a Natale!
AMEN

It's time to go down
meditate with still steps
return the eyes
just look good stretching.

That humility nourishes the lips
in thirst for mercy
and intertwine prayers
disharmony dissolves.

The child back in Bethlehem
was born to be eternal
his mission "Peace to men"
heal the turbulent world.

Violence is discarded
with the light in the heart,
ethnic groups and their weeds
they condemn themselves to clamor.

It is good to feel united
let love shine;
we share the joy,
We are at Christmas!
АМИНЬ

Пришло время спуститься
медитировать с шагами
вернуть глаза
просто хорошо выглядите.

Это смирение питает губы
в жажде милосердия
и переплетать молитвы
дисгармония растворяется.

Ребенок вернулся в Вифлеем
родился вечным
его миссия «Мир людям»
исцелить турбулентный мир.

Насилие отбрасывается
со светом в сердце,
этнических групп и их сорняков
они осуждают себя за шум.

Хорошо чувствовать себя единым
пусть любовь светит;
мы разделяем радость,
Мы на Рождество!

Garanti sans virus. www.avast.com
de notre ambassadrice Norma Domancich Argentine

se acercan las Navidades y desde aquí, desde este sur de nuestro hermoso planeta, desde la ciudad de La Plata, en Argentina,

la ciudad que llamamos de las diagonales y que ahora se despide de la primavera envuelta en el aroma de sus tilos,

les mando un abrazo muy afectuoso, deseando que el espíritu navideño que habla de amor, que habla de paz, de solidaridad,

de compartir; nos envuelva como una brisa suave que abra nuestros corazones.  para que, realmente, podamos encontrarnos

y reencontrarnos en la mirada del otro, de ese prójimo-próximo que a veces por estar tan cerca, no podemos ver.

Y luego llega el año nuevo, momento en el que solemos hacer un balance, personal, un balance de lo que pasó en nuestro país,

de lo que pasó en el mundo. Creo que a partir de este balance tenemos que proponernos aportar nuestro granito de arena para

que este mundo sea más justo, aunque sea un puñado de poderosos el que tiene la gran montaña. Somos muchos y nuestro granito

tiene que servir para construir justicia y paz, para estar junto a los que más necesitan; a los que están perdiendo su tierra,

su país y deben huir de hambrunas y guerras; para estar con los niños víctimas de la injusticia y la pobreza, para estar

con todos los que hoy están necesitando que les tendamos las manos.

Cada año nuevo me gusta regalarme una palabra y proponerme hacerla realidad.

Este año también se las regalo a ustedes: Es solidaridad, es dejar un poco de lado nuestras frivolidades

(que todos las tenemos) para ser más solidarios.

Para mí es un gran honor formar parte del Círculo Universal de embajadores de la Paz.

Espero conocerlos pronto y que este abrazo enorme, enorme, enorme sobrevuele mares y cielos para llegar a cada uno de ustedes,

con todo mi cariño.

Muy felices Navidades y un 2019 que nos encuentre juntos, trabajando por la PAZ.

 


 
 

 

 

 

L'association La Vie en Marche France-Sénégal vous souhaite de très bonnes fêtes.

 

Du pain pour la faim

De l'eau pour les champs

Du soleil pour le blé

Un sourire au  malade

Une main tendue au réfugié

Terre d'enfance sans violence

Terre unie d'espérance

C'est mon rêve et ma prière

Pour les enfants de la Terre

Alain Million

 

JOYEUSES FÊTES

https://www.vie-en-marche.org/images/voeux2019/Voeux-alvm-2019.html

 

 

logo_alvm FR-SE

 

Alain Million - Président

www.vie-en-marche.org

 

 

 

 

 

 

 
de notre ambassadeur Elis D. Galati Argentine
 
  votre indulgence pour les traductions merci !
 

UNA NAVIDAD REAL

 

La fiesta navideña, excede el marco de la religiosidad, y aún el de la tradición.

Si bien recuerda el nacimiento del Niño Jesús, como el comienzo de la Salvación del hombre, prometida por Dios a Adán,

las circunstancias históricas, las costumbres de los pueblos, y la necesidad de poner un broche feliz a un año,

y la esperanza de un comienzo de año mejor, como mojón o etapa en la vida, le ha dado ese carácter particular y sagrado que tiene.

Es que la sacralidad es absoluta, y va más allá del culto o de la religión, considerada como forma esencial de un momento

y un lugar en la historia y en la vida de los individuos y de las comunidades.

Se genera una corriente espiritual, el espíritu navideño, dentro del cual se producen algunos cambios de costumbres

y de comportamientos, y donde priman dos aspectos, muy vulnerados por los avatares de la vida, que son la bondad y la alegría.

Todos queremos sentirnos contentos y felices, y nos permitimos algunas cosas que nos hacen buenos, alegoría

que marca una postura existencial, como si la bondad fuera un adorno que se pone y se saca a nuestro antojo, en circunstancias especiales.

Pero bienvenido el espíritu festivo y sobre todo el acercamiento a la solidaridad, la equidad y un dejo de justicia.

Por eso el verdadero espíritu navideño, es el de los hechos, no el de las palabras, las intenciones y las propuestas.

Realmente entendemos el sentido de tomar la carne, para la Divinidad, como el hecho tangible de descender hasta l

a corporalidad y someterse a las condiciones de lo finito, de lo material, de lo cambiante, de lo imperfecto.

Sentimos que vivir la Navidad significa ponernos en el lugar del Señor y a su semejanza, imitar su vida, sus dichos y sus acciones.

El nacimiento en el pesebre, no es casual, es la forma de asumir la naturaleza humana, y sentirse hombre, con el hombre y para el hombre.

Estaríamos dispuesto a pasar nuestras navidades, como la pasan los mas humildes y necesitados, en su lugar, con lo que ellos tienen,

y compartiendo con ellos sus necesidades y sus penas y alegrías.

Seríamos capaces de pensar, por un momento, o por el tiempo de Navidad, que así como el Señor, se igualó a nosotros,

en nuestra finitud y en todos nuestros problemas, menos en el pecado, podríamos nosotros igualarnos a los necesitados del Señor,

y compartir equitativamente con ellos nuestros festejos, nuestras comidas y nuestros regalos.

Que aunque sea por el tiempo navideño podamos compartir verdaderamente con nuestros hermanos, y lograr un equilibrio,

entre lo mucho que sobra y lo mucho que falta.

Esa sería la Navidad Real, en la cual nos pusiéramos en la piel del Señor, y realizáramos lo que Él realizó.

El Todopoderoso, el que todo lo tiene, se despojó aún de lo indispensable, y desde haber asumido su carácter humano,

sin perder el divino, vivió una vida de entrega, preocupado más por los demás, que por Si Mismo.

En realidad, todo ser humano, puede vivir esa vida de entrega, de solidaridad con el otro, de búsqueda de la justicia,

de la libertad personal y social y de la felicidad compartida con los hermanos.

La cuestión, es querer esa vida; es el acto de voluntad, que permite que el pensamiento descienda a la acción,

y se materialice en obras y comportamientos.

Pero si no somos capaces de hacerlo como forma de vida,  sería posible que en el tiempo navideño intentemos

aunque sea por un momento, por lo que dura la Navidad, vivir de la manera que el Señor enseñó sea la vida en relación a los demás.

Que quisiéramos y hagamos lo que está a nuestro alcance, para que todos nuestros hermanos puedan vivir como nosotros vivimos.

Que puedan tener las oportunidades que tuvimos, los estudios que pudimos realizar, los esparcimientos y los ideales

que se nos han dado, los trabajos, la vivienda y el modo de vida que hemos conseguido, y por sobre todo la posibilidad de creer,

de progresar, de aspirar y de intentar una vida mejor, feliz y adecuada a la dignidad humana.

Esa sería la Navidad Real.